PAOS GDL© 2019 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Aurelio Aceves #27 Colonia Arcos Vallarta, Guadalajara, Jal.

  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Blanco Icono Vimeo

SOBRE LA CASA

El Museo Taller José Clemente Orozco alberga a PAOS GDL; esta casa sería el último estudio del artista. 

Diseñada por el Ingeniero Edmundo Ponce Adame, de acuerdo a las especificaciones y necesidades del mismo Orozco, la casa fue construida desde finales de 1948 hasta principios de 1949 y el pintor tenía planeado vivir en ella toda su vejez. Este taller fue el segundo que Orozco tuvo en Guadalajara. El primero, ubicado en López Cotilla 814 y habitado mientras realizaba los murales del Paraninfo de la Universidad de Guadalajara y el Hospicio Cabañas, lo había vendido antes de adquirir el terreno en la calle Aurelio Aceves. 

Clemente Orozco Valladares, hijo del pintor, menciona que los dos talleres de Guadalajara, y otros dos en la Ciudad de México, fueron diseñados por su padre. De igual manera, en el libro José Clemente Orozco, Alma Reed menciona que “en la planeación y diseño del edificio de tres pisos, el artista había puesto en servicio no sólo sus tempranas prácticas arquitectónicas sino los métodos de construcción que había aprendido durante sus 3 años en la Escuela de Agricultura de San Jacinto”.

A pesar de que el diseño original fue realizado por José Clemente Orozco, la construcción fue modificada con la intervención del ingeniero civil Edmundo Ponce Adame, quien se encargó de los cálculos y la supervisión de la obra.


El diseño final fue, entonces, una mezcla de los estilos de Orozco y Ponce Adame; con respecto a la construcción el ingeniero dijo: “El diseño fue mío, pero siguiendo las instrucciones del maestro. Me dijo: yo quiero aquí una sala. Nos fuimos ajustando a las posibilidades y ya resultó el diseño definitivo, aquí lo principal es propiamente el estudio, José Clemente no le daba mucha importancia al resto y él fue quien dijo las dimensiones, me dijo: quiero que tenga 9.50 libres de altura”. No hay certeza de la fecha exacta en que José Clemente Orozco comenzó a habitar la casa taller, pero a finales de mayo de 1949, antes de que estuviera terminada, ya residía en ella de forma itinerante, pues iba y venía de la Ciudad de México a Guadalajara continuamente. 

La creación y realización del museo taller se logró gracias a la inspiración y deseos de la señora Margarita Valladares, viuda de Orozco, que comprendió la importancia de la composición del trabajo de su esposo. Ella se encargó de gestionar lo necesario ante el instituto nacional de bellas artes y el gobierno del estado de Jalisco para el enriquecimiento del patrimonio mexicano al difundir la obra pictórica del artista y los rasgos importantes de su vida personal. Los trabajos de modificación de la casa y la adaptación de sus espacios para darle mayor funcionalidad al nuevo museo, comenzaron en marzo de 1951. Los trabajos más significativos de la casa consistieron en: retirar uno de los muros de la cocina y del cuarto de lavado, tapar la puerta del mezzanine que daba al balcón tapar una abertura en la ventana principal, que Orozco utilizaba para secar las obras ya terminadas y añadir un nivel más a la casa.

Estas modificaciones, aunque significativas, no afectaron el diseño original visualizado por José Clemente Orozco y realizado por Edmundo Ponce Adame. El museo taller José Clemente Orozco, inaugurado el 9 de noviembre de 1951, fue el primer museo dedicado por completo a un artista en México. Al acto inaugural asistieron personalidades como Santiago Fraga, oficial mayor de la Secretaria de Educación, y Jesús González Gallo, el entonces gobernador del estado de Jalisco.

Ese mismo año, la casa fue adquirida por el gobierno del estado. El museo taller exponía los instrumentos de trabajo, lienzos de caballete, pinturas, fotos personales y el mobiliario original de la casa en que habitó el artista antes de morir, además de ofrecer exposiciones temporales de la amplia obra del artista. La administración del Museo estuvo a cargo de la familia Orozco y Valladares hasta 1982.

 

Margarita Valladares estuvo a su cargo por treinta años sin goce de sueldo. En noviembre de 1990 los bienes expuestos en el Museo Taller son entregados en comodato a gobierno del estado de Jalisco por Lucrecia Orozco Valladares, hija de José Clemente Orozco. El contrato de comodato concede 767 bienes que en vida pertenecieron al pintor; estos bienes consistían en: 44 documentos personales, 64 fotografías, 36 libros, 36 catálogos y revistas, 42 cart posters, 11 diplomas, 522 objetos de trabajo y 13 muebles. En ese momento cambia su nombre a Casa Museo José Clemente Orozco. Este contrato tenía una duración de cuatro años sin embargo, por cuestiones desconocidas, el periodo concluyó antes de la fecha indicada. 

Cuando la casa pasó a ser administrada por el Instituto Cultural Cabañas, en 1992, la obra de José Clemente Orozco sido adquirida por el Gobierno del Estado, pasa al resguardo del mismo pues por su infraestructura se había convertido en la institución más propicia para conservar la obra del pintor. El instituto tiene a su cargo 340 obras de José Clemente Orozco, además de los frescos de la Capilla Mayor, entre los que se encuentran cuadros a piroxilina, dibujos, grabados y bocetos.

En 1993, la Dirección de Investigaciones Estéticas y Documentación de la Secretaría de Cultura del Estado transfiere sus oficinas a la Casa-Museo. Durante esta nueva administración se programaron diferentes actividades relacionadas con el funcionamiento de la casa y la vida de José Clemente Orozco, entre ellas, cursos de pintura y conferencias en torno a la obra del pintor.

En 1994 y 2002 la función de la casa estuvo enfocada en la presentación de diferentes exposiciones de arte plástico, entre ellas estaba la obra pictórica de Gilberto Aceves Navarro y los dibujos de gran formato de Luis Nishizawa.

Desde el 2014 la casa alberga el proyecto PAOS GDL.